Se realizó el IX Coloquio Binacional Argentino-peruano

En la ciudad de Buenos Aires se realizó recientemente el IX Coloquio Binacional Argentino-peruano; en esta ocasión el tema general del mismo fue “La cultura en contexto: políticas identitarias en América Latina”.

Como siempre, los organizadores fueron el Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”, el Centro de Investigaciones Precolombinas y la Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por la Argentina, y laDirección Desconcentrada de Cultura de la Libertad y la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana por el Perú.

Entre los invitados extranjeros se destacó la presencia del prestigioso arqueólogo peruano Dr. Luis Guillermo Lumbreras y la Directora de Cultura de la Libertad, Dra. María Elena Córdova Burga.
Los organizadores aprovecharon la oportunidad para presentar y hacer entrega del libro que reúne los trabajos expuestos en el coloquio anterior.

Nuestra participación consistió en la presentación de un trabajo bajo el título “Petroglifos de Cerros Colorados (Calingasta, San Juan), su relación con el medio contemporáneo y los procedimientos de relevamiento” y el dictado de una conferencia sobre “El uso del agua por los grupos humanos prehispánicos de San Juan“.

Más allá del importante intercambio de información científica y del debate profesional, la excelente atención de los organizadores y el reencuentro con colegas puso la nota de amistad y camaradería que siempre caracterizan a estos encuentros.

Colaboración con importante proyecto de investigación internacional

En el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) recibimos recientemente la visita de relevantes investigadores argentinos e italianos.

Los Dres. Giorgio Bertorelle (de la Universidad de Ferrara, Italia) y Roberto Papa (de la Universidad de Ancona, Italia), acompañados por la Dra. Verónica Lema (de la Universidad Nacional de La Plata), observaron los restos de porotos (Phaseolus vulgaris) de distintas épocas prehispánicas que este Instituto conserva y que provienen de las excavaciones arqueológicas sistemáticas realizadas por el Prof. Gambier durante treinta años y continuadas por el equipo actual desde 2002.

El motivo de dicha visita fue seleccionar muestras de semillas y vainas que serán incorporadas al proyecto de investigación sobre variación genética y domesticación del poroto común en Sudamérica. El envío de las muestras para su análisis contó con los permisos provinciales y nacionales de las autoridades de aplicación de las leyes de patrimonio cultural.

En la provincia de San Juan, el cultivo del poroto tiene una antigüedad probada de aproximadamente 3.000 años, y, desde entonces, fue realizado por todos los grupos prehispánicos que habitaron el actual territorio provincial, quienes lo consumieron cotidianamente.

 

A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

 En pocos meses más se cumplirán cuarenta años de la excavación arqueológica de la llamada “Gruta de El Chacaycito” (Departamento Calingasta, San Juan) realizada por el Prof. Mariano Gambier.

Durante febrero de 1975, Gambier, con un pequeño grupo de ayudantes entre los que me contaba, accedió por segunda vez y a lomo de mula, al río Colorado para realizar nuevos trabajos arqueológicos en esa zona. En 1973 ya había excavado la Gruta de La Pintada y parte del Alero de Los Corredores; en 1981 completó la tareas con la segunda parte de la excavación del Alero y la excavación de la Gruta de Los Corredores.

El río Colorado nace en la vertiente oriental del Macizo de La Ramada, en la alta cordillera del Departamento Calingasta de la Provincia de San Juan. En este macizo se encuentra el Cerro Mercedario, con 6.770 m sobre nivel del mar. El río Colorado corre con dirección aproximadamente oeste-este por 35 km desde una altura de 3.785 m hasta su desembocadura en la margen derecha del río Blanco (afluente a su vez del río de Los Patos) a 1.963 m de altura sobre el nivel del mar.

Este río, de caudal torrencial, constituye uno de los caminos más directos hacia el Cerro Mercedario; por su estrecho cajón, extremadamente árido, corren fuertes vientos descendentes a partir del mediodía y hasta que cae la noche. Por esta causa, los únicos refugios para la vida humana del pasado fueron las grutas y aleros que se encuentran en sus márgenes.
A poco más de la mitad de su recorrido, el río Colorado recibe, por su margen izquierda, las aguas del arroyo El Chacaycito. Este nombre corresponde a la presencia en el lugar de dos pequeños ejemplares relictuales de chacay (Chacaya trinervis o, actualmente, Discaria trinervis), que es un árbol común en la Patagonia andina donde forma galerías a lo largo de ríos y arroyos.
En el lugar se encuentra una vega de aproximadamente 3,5 hectáreas; junto a ella, y en unos afloramientos de rocas conglomeradas de la margen izquierda del río, se abre una gruta de forma oval y de aproximadamente 9 x 6,50 m.
La excavación de la misma, que demandó un mes completo de trabajo, se realizó a través de tres cuadrículas que permitieron recuperar elementos e información arqueológica de tres etapas sucesivas de ocupación prehispánica del lugar. La más antigua correspondía a lo que Gambier denominó cazadores-recolectores de la “cultura de Los Morrillos” con un fechado de radiocarbono que señaló una antigüedad de 4260 +/- 130 años (es decir aproximadamente del año 2310 antes de Cristo).La segunda pertenecía a los primeros agricultores y criadores de llamas de la región que también Gambier definió y denominó “cultura de Ansilta“, cuyo fechado de radiocarbono dio una antigüedad de 1260 +/- 170 años (es decir aproximadamente del año 690 después de Cristo).
La parte superior de la gruta conservaba unos pocos elementos prehispánicos más modernos que los anteriores.
Sobre la margen derecha del río y frente a la desembocadura del arroyo El Chacaycito, se halló un predio limpio y despedrado con restos de material arqueológico correspondiente a la segunda etapa de ocupación, que muy probablemente fuera el campo de cultivo del grupo que habitó esa gruta.
Las conclusiones de éste y otros trabajos en la zona, fueron publicadas por Gambier en los libros correspondientes a cada una de las dos etapas más antiguas: La cultura de Ansilta (1977) y La cultura de Los Morrillos (1985). Los restos materiales y la información consecuente se conservan y exhiben en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (FFHA UNSJ).

Visitamos dos importantes puntos arqueológicos de la historia de Inglaterra

En ocasión de realizar un viaje a Londres pudimos (con mis compañeros de travesía), conocer dos importantes puntos arqueológicos del sur de Inglaterra.
El más antiguo, el sitio megalítico de Stonehenge, está relacionado con el punto más occidental de la expansión de la forma de vida neolítica en Europa. Esta expansión se produjo desde unos 6.000 años a.C. desde el Oriente Medio hacia todas las direccciones posibles (por el este hasta el extremo oriental de Asia, por el sur hasta el río Nilo y el río Indo y hasta el oeste por todo el territorio europeo siguiendo diversas vías de penetración) hasta quedar plenamente establecido hacia 3.000 a 2.500 a.C. y dar origen a las principales civilizaciones del Viejo Mundo.

Stonehenge comenzó como un simple cercamiento de tierra con postes clavados en el suelo y rodeado por una gran zanja y continuó con la construcción, en diferentes etapas, del gran cículo (o crónlech) de grandes piedras colocadas hacia el año 2500 a.C. en la Edad de Bronce. El sitio abarca también calles de acceso, grandes conjuntos de montículos funerarios y pozos con contenido de enterratorios. Las excavaciones arqueológicas (de las cuales se considera que se ha realizado un 50 %) ratifican estos datos y sus resultados se muestran en un pequeño centro de interpretación, sencilla y claramente montado en las cercanías.

El acceso al sitio y el tránsito del turismo dentro del predio está perfectamente organizado y la información que se brinda por diferentes medios es la adecuada.

El sitio y sus asociados fue declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1986 y es controlado por la organización English Heritage. Se puede obtener más información del sitio en: www.english-heritage.org.uk/stonehenge

Posteriormente visitamos la ciudad de Bath. La ciudad, única con aguas termales en el país que brotan a 46ºC, cuenta con una estructura de manejo y aprovechamiento de estas aguas desde épocas romanas (construidas entre los siglos I y V d.C.) que aún siguen activas. Las ruinas romanas, excavadas y puestas en valor para su visita pública, permiten apreciar no sólo su antigüedad y eficacia sino también todas las adaptaciones que se le hicieron en los siglos siguientes.

La bella y particular ciudad de Bath fue declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1987 y es visitada por gran cantidad de turistas.

Trabajos de rescate de petroglifos indígenas en el río San Juan

Con motivo de la construcción de la presa Punta Negra y la posterior generación de su embalse, así como la ejecución de los trabajos de trazado del nuevo camino entre esta presa y el Dique Caracoles, aguas arriba del primero, quedaron expuestos a su desaparición dos grupos de petroglifos de diferente época.

Los primeros, ubicados a lo largo de un tramo del canal indígena del sitio arqueológico Las Higueritas, fueron hallados durante el trabajo de relevamiento y excavación que hiciéramos en julio de 2013 (ver nota correspondiente). El análisis radiocarbónico los fechó entre los años 1220 y 1280 d.C.

El segundo (denominado “Rulo 8”) consiste en una gran roca con extraordinarios grabados pertenecientes a una época anterior (es decir que posiblemente sean unos 500 años más antiguos que los anteriores); se encuentra a 5 km aguas arriba, sobre la misma margen del río.

Los trabajos, aprobados por la Secretaría de Cultura de la Provincia como autoridad de aplicación de las leyes de patrimonio y realizados, bajo mi dirección, por personal del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ)  y de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia, fueron acordados con el EPSE (Energía Provincial Sociedad del Estado) y contaron con el apoyo logístico e infraestructural de las empresas UTE Techint-Panedile y UTE Panedile-Techint, constructoras del Dique Punta Negra y del camino del perilago respectivamente.

Para el primer caso se debió realizar una picada de 40 m en un espeso bosque y cargar cinco piedras de regular tamaño sobre las cuales están grabados los petroglifos. En el caso de la gran roca, se realizaron tareas de protección con cobertura especial sobre la parte que presenta los petroglifos antes de proceder al destape del resto del soporte para su extracción posterior.

 

 

Temporada de nuevas prospecciones en la cordillera de San Juan

A fines del verano se realizaron nuevas campañas de prospección arqueológica en alta y media cordillera a fin de prevenir eventuales alteraciones a sitios arqueológicos por trabajos de índole privada.

El resultado fue exitoso, al mismo tiempo que permitió disfrutar de la estabilidad climática del momento, el silencio y la tranquilidad de hermosos paisajes.

Se pudo comprobar también el evidente aumento de la fauna autóctona (en este caso guanacos) en los lugares donde se ha controlado la cacería y la competencia con especies ganaderas de origen no americano, más que la presencia y actividad humana en sí.

Visita a importantes sitios arqueológicos del norte de Perú

Con motivo de la participación en el X Seminario Binacional Peruano-Argentino realizado en el pasado mes de febrero en la ciudad de Trujillo (Perú) -ver noticia anterior-, los integrantes de la delegación argentina tuvimos la oportunidad de conocer y recorrer (por gentileza de la Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad) varios de los más extraordinarios sitios arqueológicos de la región acompañados por colegas arqueólogos y restauradores.

Así conocimos, guiados por el arqueólogo Víctor Piminchumo Hurtado, la ciudadela “Tschudi” que es una de las integrantes del gran complejo chimú conocido como “Chan Chan” en el sector oeste de la ciudad de Trujillo, sobre la margen derecha de la desembocadura del río Moche. Esta ciudadela (o conjunto amurallado), con sus grandes recintos, depósitos, rampas y patios ceremoniales da idea del extraordinario trabajo de construcción y decoración con adobes y modelados en tierra que realizaron los hombres chimú desde aproximadamente el año 800 hasta 1480 d.C. cuando fueron conquistados por los incas y anexados al imperio, que aprovechó su larga tradición de excelentes artesanos y orfebres.

También se pudo apreciar la gran labor, siempre actualizada y en búsqueda de nuevas  técnicas, que se realiza actualmente para la restauración, conservación y apertura al público del lugar.

Posteriormente visitamos también las famosas “huacas” de la cultura Moche o Mochica. Estas son grandes construcciones de adobe que semejan cerros y que en realidad son superposiciones de templos e instalaciones administrativas y ceremoniales de distintos sitios de la costa norte peruana, construidas entre los años 100 a 800 d.C. En ellos, numerosos paneles realizados con barro y estucados en distintos colores, patentizan rituales complejos, mitos y cosmogonías que también se ven modelados o pintados en la excelente cerámica y otros objetos suntuarios exhibidos en cada uno de los museos de sitio.

Estuvimos en las “huacas de Moche” (Huaca del Sol y de la Luna) al sudeste de la ciudad de Trujillo, en la margen izquierda del río Moche y en el “complejo arqueológico El Brujo”, en la localidad de Cao, sobre la costa de la margen derecha del río Chicama. En este último caso fuimos guiados por el restaurador Carlos del Mar Pacheco.

El último día viajamos a la ciudad de Lambayeque, donde se encuentra el famoso “Museo de las Tumbas Reales de Sipán” construido recientemente para contener los grandes hallazgos que, desde hace 25 años, se realizan en este famoso sitio ubicado en la margen sur del río Reque. Su descubridor, director de excavaciones y autor de la idea del museo, el Dr. Walter Alva, nos recibió con su habitual gentileza y humildad.

Éstas y otras visitas realizadas a sitios de Lima me dieron la satisfacción de comprobar que, a difierencia de lo que ocurría décadas atrás, la arquelogía del Perú más antiguo y verdadero está en manos de sus propios investigadores y no bajo la influencia de estudiosos extranjeros y coleccionistas, que vaciaron en gran medida los sitios e hicieron perder valiosos datos para el conocimiento del pasado.

Paisajes Culturales de San Juan

AngualastoPresentación preparada para el X Seminario Binacional Peruano-Argentino: Los Andes antes de los incas que se realizará en Trujillo entre el 3 y 6 de febrero de 2014.

 

Descargar (PDF, Desconocido)

Nuevo rescate de una tumba de época prehispánica

Con motivo de la ampliación intencional del predio ocupado por una vivienda familiar en la periferia de la zona bajo cultivo de la localidad de Alto Verde, departamento de Calingasta, en el mes de octubre los ocupantes del lugar encontraron restos humanos acompañados por fragmentos de una pequeña vasija de cerámica.

Luego de realizar la correspondiente denuncia ante la Policía de San Juan y, a través de ésta, a la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia, el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” fue comisionado por la Secretaría de Cultura para realizar la verificación y posterior rescate de los restos.

Este último trabajo se realizó el pasado viernes 13 de diciembre bajo un intenso calor y en un terreno extremadamente resistente. Estas condiciones hicieron sumamente pesado y dificultoso el trabajo, que sólo se vio amortiguado por el buen humor del equipo interviniente y la cercana sombra de un predio cultivado.

Cursos de extensión dictados por el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ)

En cumplimiento del programa institucional “Conocimiento y difusión de la prehistoria de San Juan“, sobre el cual se organiza toda la actividad del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ), entre los meses de setiembre y noviembre de 2013 se dictaron dos cursos de extensión.

El primero, denominado: “Contribución al conocimiento de la historia colonial de San Juan” estuvo a cargo del Mag. Prof. Guillermo Fabián Genini, investigador de este Instituto. Fue destinado a profesores y Licenciados en Historia y docentes de Ciencias Sociales para nivel secundario. Se dictó en la sede de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la UNSJ.

 

El segundo: “Actualización de conocimientos sobre la prehistoria provincial, con especial énfasis en el Departamento de Calingasta y la protección de su patrimonio – 2013“, a cargo de la Dra. Catalina Teresa Michieli y con el apoyo del personal de investigación del Instituto, estuvo destinado a alumnos y profesores del Colegio “Jesús de la Buena Esperanza” de la localidad de Barreal, Dpto. Calingasta.

 

En este caso se trató de una segunda versión del mismo curso dictado en 2010 e incluyó, como en el anterior, una jornada de visita y reconocimiento de sitios arqueológicos del valle de Calingasta.