Reconocimientos y colaboraciones del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. M. Gambier” (FFHA UNSJ)

En los últimos meses se ha recibido la visita de dos becarios posdoctorales del CONICET que solicitaron autorización para incluir, en sus proyectos, el estudio de algunos aspectos del material que conserva el Instituto y que procede de las investigaciones llevadas a cabo en San Juan bajo la dirección del Prof. Mariano Gambier y/o de la Dra. Catalina Teresa Michieli.

Desde el mes de abril asiste regularmente el arqueólogo norteamericano radicado en Mendoza, Dr. Erik Marsh, quien trabaja con el tema: “Continuidades y rupturas en las prácticas culturales de los pobladores del valle de Calingasta (Centro Oeste argentino) durante el primer milenio d.C.” bajo la dirección del Dr. Víctor Durán. Su análisis se centra en la cerámica excavada en el yacimiento de Cerro Calvario (Dpto. Calingasta) entre 1986 y 1992. Lo asiste el pasante Carlos Gómez Osorio.

En la primera quincena de noviembre hizo lo propio la Dra. Lumila Menéndez, de La Plata. Dicha profesional realizó mediciones para análisis morfométricos craneofaciales y relevar datos de caries dentales en individuos adultos de ambos sexos. Su beca posdoctoral, cuyo título es “Diversificación morfológica craneofacial en el Centro-Oeste argentino: Estudio de asociación entre la variación en la dieta y la variación morfológica en la frontera sur de la agricultura durante el Holoceno tardío” es dirigida por los Dres. Adolfo Gil y  Luciano Prates. El objetivo del proyecto es estudiar la asociación entre los procesos de diversificación morfológica craneofacial y la variación en la dieta en poblaciones humanas que ocuparon el Centro-Oeste de Argentina en épocas prehispánicas con menos de 4.000 años de antigüedad. Para eso la Dra. Menéndez registró coordenadas cartesianas en tres dimensiones de forma no invasiva mediante el empleo de un brazo mecánico MicroScribe G2X y e inspeccionó macroscópicamente la presencia de caries dentales. La asistieron las Prof. Claudia Mallea y Lorena Ré y la alumna adscripta Gina Domeneghini.

Ambos trabajos aportarán nuevos datos para la interpretación de la vida de los grupos humanos prehispánicos del actual territorio de la Provincia de San Juan.

Además, con motivo de realizarse el acto de cierre de las actividades desarrolladas por la Secretaría de Cultura (a través de su Dirección de Patrimonio Cultural) , y en el marco de la celebración del Día Nacional del Patrimonio Cultural, el Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia de San Juan entregó placas recordatorias y certificaciones de los sitios declarados como Patrimonio Cultural de la Provincia y reconocimientos a las Instituciones y personas que colaboraron en esta tarea durante más de una década.

Por esto el Instituto recibió la plaqueta y certificado que acredita que el yacimiento arqueológico de Anguaslato (donde se realizaron investigaciones durante los últimos cuarenta años) fue declarado Monumento Histórico, Sitio Histórico y Sitio Arqueológico por las Leyes Provinciales N° 7.300/2002 y 411-F/2015 y Monumento Histórico Nacional y Lugar Histórico Nacional por Decreto Presidencial N° 2.154/2009.

Asimismo fue reconocida tanto la labor de la Institución como la colaboración de su Directora con sendos diplomas. Uno expresa: “Al Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (UNSJ) en reconocimiento por su labor en el resguardo y conservación de los bienes pertenecientes al Patrimonio Cultural de la Provincia” mientras que el otro dice: “A la Dra. Catalina Teresa Michieli en reconocimiento a su permanente trabajo, investigación, asesoramiento y defensa del Patrimonio Arqueológico Histórico Cultural de la Provincia

Actividades realizadas en la primera quincena de setiembre

Participé como Asesora en el Área de Conservación de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la unesco en el Taller Interprovincial para la gestión, conservación y uso público del Qhapaq Ñan/sistema vial andino, junto con las autoridades de las Secretaría de Cultura y Turismo  (Arq. Zulma Invernizzi y Lic. Claudia Grynszpan respectivamente) y la Directora de Patrimonio Cultural(Arq. Andrea Blanco) de la Provincia de San Juan. El Taller se realizó en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL), Buenos Aires, entre el 1° y 2 de setiembre de 2015.

Posteriormente participé como conferencista con el tema: “Cincuenta años del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ): objetivos planteados y metas cumplidas” y como expositora con el trabajo: “Aprovechamiento del agua en las instalaciones ‘Aguada’ de la Provincia de San Juan: nuevas evidencias” en el X Coloquio Binacional Argentino-peruano organizado por el Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”, el Centro de Investigaciones Precolombinas, la Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Dirección Desconcentrada de Cultura de La Libertad (Trujillo, Perú) y la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (Iquitos, Perú), que se  realizó en la ciudad de Buenos Aires entre los días 7 y 9 de setiembre de 2015.

El Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) participó en la exposición nacional INTA Expone con datos sobre el cultivo de quínoa y sus variedades que tenía lugar en los valles andinos de San Juan desde 3.000 años antes del presente hasta la llegada de la conquista española en el siglo XVI (San Juan, 4 a 6 de setiembre de 2015).

Se publicó el libro de mi autoria: Arqueología de Angualasto: historia, ruinas y cóndores que reseña las investigaciones arqueológicasy analiza los resultados de las mismas sobre los grupos indígenas del período agropecuario tardío preincaico del norte de San Juan que se desarrolló entre los años 1200 y 1460 d.C. y cuyo sitio más característico es el yacimiento de Angualasto. Este yacimiento ha entrado como sitio preincaico asociado en la declaración de Patrimonio de la Humanidad dentro del proyecto multinacional Qhapaq Ñan/sistema vial andino.La publicación coincide con la celebración de los 50 años del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) y tiene el auspicio del Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia de San Juan que lo declaró deInterés Cultural por Resolución N° 0848-MTyC-2015. Fue presentado en las reuniones mencionadas anteriormente.

Michieli, Catalina Teresa. Arqueología de Angualasto: historia, ruinas y cóndores. San Juan, ed. FFHA UNSJ, 2015. 154 pág. y CD con láminas. ISBN 978-950-605-825-8

Lanzamiento de nueva carrera de posgrado en la UNSJ: Especialización en el Patrimonio Arqueológico de Paisajes Culturales de los Andes Meridionales

Se realizó el lanzamiento de la nueva carrera de posgrado en la UNSJ: Especialización en el Patrimonio Arqueológico de Paisajes Culturales de los Andes Meridionales

El octubre de 2013 y agosto de 2014 el Consejo Superior de la Universidad Nacional de San Juan aprobó el proyecto de creación de una nueva carrera de posgrado: la Especialización en el Patrimonio Arqueológico de Paisajes Culturales de los Andes Meridionales (PAPCAM); con fecha 18 de mayo de 2015, y durante su Sesión N° 419, la CONEAU dio su aprobación para la implementación de la carrera. Con la presencia de todas las autoridades universitarias y de la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan, el 21 de julio de 2015 se realizó el lanzamiento oficial de la carrera

La misma es de carácter intra-institucional, es decir que participan en ella la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes (FFHA) y la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD) de la UNSJ en coordinación con la Secretaría de Cultura del Ministerio de Turismo y Cultura del Gobierno de la Provincia de San Juan.

Se fundamenta en los antecedentes que tiene el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier”(dependiente de la FFHA) en el trabajo de cinco décadas de investigación y conservación del patrimonio arqueológico provincial; de laFacultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño sobre el estudio y preservación del patrimonio arquitectónico de San Juan y la participación activa de estas Instituciones en conjunto con la autoridad de aplicación de las leyes de patrimonio, que en la provincia de San Juan es laSecretaría de Cultura, en el control de estos bienes y su tratamiento.

Como carrera de posgrado, una especialización tiene por objeto profundizar en el dominio de un tema o área determinada dentro de un campo profesional o de diferentes profesiones. Por lo tanto esta carrera se centra en patrimonio arqueológico de las poblaciones humanas que se desarrollaron, en épocas tanto prehispánicas como históricas, en el particular ambiente desértico cordillerano de los Andes Meridionales y su área de influencia.

El interés compartido entre el Gobierno de la Provincia y estas Unidades Académicas de la UNSJ es favorecer la capacitación de nuevos planteles de profesionales provenientes de distintas disciplinas para asegurar y fortalecer, en un futuro cercano, el conocimiento, la recuperación, la protección y la conservación del patrimonio cultural que sostiene la identidad del pueblo sanjuanino. Al mismo tiempo se propone brindar una oferta de posgrado a todo el país y a países cercanos interesados en la arqueología prehispánica e histórica de paisajes culturales cordilleranos.

El cuerpo de profesores se ha organizado teniendo en cuenta las siguientes premisas: que sean profesionales con el grado académico establecido por la reglamentación o los antecedentes suficientes que los habiliten; que tengan experiencia en trabajos en ambientes cordilleranos o que hayan estudiado materiales provenientes de ellos; que cubran diferentes orientaciones teórico-metodológicas para propiciar la amplitud de criterio en los especialistas; que, en lo posible, sean personas jóvenes a fin de preparar los futuros planteles profesionales en el tema.

Son objetivos específicos de la carrera: formar especialistas de distinta procedencia disciplinar comprometidos con la temática de la carrera para que puedan establecer relaciones entre las formas de vida, el ambiente desértico, la explotación de oasis naturales y la construcción de oasis artificiales a través del tiempo; favorecer la formación de capacidades y aptitudes para el manejo de las diferentes clases de patrimonio arqueológico de paisajes culturales, el análisis de su diversa naturaleza y su conservación; propiciar la comprensión y valoración del patrimonio arqueológico cultural que explica las características de la población actual residente en las zonas áridas de los Andes Meridionales; incentivar la indagación de fundamentos y marcos conceptuales para estimular los trabajos multidisciplinarios sobre el patrimonio arqueológico.

Está destinado a graduados universitarios de carreras de grado (no menor de cuatro años) de cualquier especialidad que puedan aportar al conocimiento y establecer conexiones entre la arqueología de paisajes cordilleranos y algún aspecto específico de la disciplina de su formación (Historia, Geografía, Turismo, Antropología, Sociología, Artes, Química, Biología, Geología, Arquitectura y Diseño, entre otros).

Se espera conseguir la formación de especialistas que puedan dar respuesta, desde su formación profesional de grado, a las diversas indagaciones sobre el conocimiento de las poblaciones humanas y su relación con el paisaje cultural de los Andes Meridionales; de profesionales con conocimientos teóricos y metodológicos para abordar la práctica de campo, laboratorio, archivo y gabinete en el ámbito de unidades de investigación universitarias; de miembros de la comunidad comprometidos con la comprensión y divulgación de los valores implicados en el patrimonio arqueológico.

Tendrá una duración de tres semestres con dictado los días viernes y sábados. Los módulos previstos en el plan de estudios son:Módulos obligatorios: Arqueología prehispánica de los Andes Centrales Argentino-Chilenos; Arqueología histórica; Abordaje del espacio en trabajos de campo y laboratorio; Nociones instrumentales de arquitectura prehispánica e histórica; Marco histórico posthispánico; Gestión y legislación del patrimonio cultural. Módulos de formación específica (optativos): Gestión del turismo cultural; Espacio y biología; Arte prehispánico de San Juan; Bioarqueología; Arquitectura y urbanismo andino prehispánico.

Como actividad de cierre y finalización se ha planificado el Seminario Integrador. Consistirá en el tratamiento de una problemática derivada del campo de una o más profesiones, que permita evidenciar la integración de los conocimientos aprehendidos en el proceso formativo. Será de carácter individual y deberá integrar conocimientos de acuerdo con la formación disciplinar propia de cada cursante.

Directora: Dra. Catalina Teresa Michieli

Subdirectora: Dra. Arq. Ma. Rosa Plana

Consultas:
Dpto. de Estudios de Posgrado (FFHA): posgrado@ffha.unsj.edu.ar

Dpto. de Estudios de Posgrado (FAUD): posgrado@faud.unsj.edu.ar

IIAM “Prof. M. Gambier” (FFHA): iia@ffha.unsj.edu.ar

Nuevo relevamiento e inventario de los petroglifos de “La Junta” (Colangüil, San Juan)

De acuerdo con lo solicitado por la Dirección de Patrimonio Cultural dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan, y con su asistencia logística, en mayo de 2015 realizamos un inventario de los petroglifos que se encuentran en el sitio “La Junta” (localidad de Colangüil, Departamento Iglesia, San Juan) a 2.600 m de altura.

En el trabajo me acompañó el equipo de investigación del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) integrado en esta ocasión por la Mag. Prof. María Gabriela Riveros, la Prof. Lorena María V. Ré y el pasante Carlos E. Gómez Osorio. Sirvieron de base de comparación tanto el trabajo de la Mag. Riveros denominado “Petroglifos de Colangüil (San Juan, Argentina)” -publicado en San Juan en 2010 y que reseña el relevamiento realizado en el año 1998- como la documentación fotográfica de las diversas visitas al sitio que archiva este Instituto.

A fin de realizar un inventario lo más exhaustivo posible, se revisaron ordenadamente las márgenes de los arroyos que constituyen el sitio, señalando en forma visible y no permanente cada roca con grabados (cualquiera fuera su tamaño). Una vez completada la revisión de cada una de las márgenes, se enumeraron correlativamente y documentaron fotográficamente los petroglifos y se ubicaron en coordenadas geográficas. Al mismo tiempo se comparaba con el registro existente en la obra de la Mag. Riveros y al final se hacía un nuevo recorrido de cada zona para comprobar si se apreciaban otros petroglifos que no se hubieran visto según la posición del sol y/o la luz existente en cada hora del día.

También se tuvo en cuenta la documentación de los lugares vacíos de donde pudieran haberse extraído piedras con petroglifos, se registraron los cambios de lugar de las piezas preparadas para ser sustraídas por terceros y las vandalizaciones realizadas con grabados y rayones de época actual sobre piedras con o sin petroglifos.

Por último los petroglifos relevados fueron ubicados sobre imágenes satelitales con el fin de poder elaborar una planimetría.

La belleza del lugar y la magnificencia de los petroglifos, así como el compartir unos mates calientes, amortiguaron el frío, el viento y la lluvia de ese mayo inestable.

Reapertura del Museo Arqueológico y declaración como Vecina Ilustre de la Ciudad de San Juan

En el último mes, además de las tareas habituales que se desarrollan en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ), hemos vivido dos sentidos acontecimientos vinculados con la relación con la sociedad de San Juan.

El primero de ellos fue la reapertura, después de un año cerrado al público por refacciones en la infraestructura edilicia y de seguridad, del Museo Arqueológico dependiente del Instituto. Dicha apertura coincidió con la celebración del Día Internacional de los Museos (18 de mayo).
Posteriormente, y como parte de  la conmemoración del 453° aniversario de la fundación de la ciudad de San Juan de la Frontera (ocurrida el 13 de junio de 1562), el Concejo Deliberante de la Municipalidad de la Ciudad de San Juan tuvo la gentileza de declararme “Vecina Ilustre” por Ordenanza N° 11.481.La entrega de la distinción, junto con otros seis profesionales y artistas del medio, tuvo lugar en un simpático y concurrido acto encabezado por el Intendente de la Ciudad de San Juan, Dr. Marcelo Lima, y el Concejo Deliberante en su conjunto y al cual fui acompañada por familiares y amigos (fotos de O. Pineda).

Rescate de hallazgos arqueológicos producidos por la bajante del Dique Cuesta del Viento

Entre 1996 y 1999 el Instituto, bajo la dirección del Prof. Mariano Gambier y como parte de los proyectos de investigación aprobados y ejecutados dentro de la Universidad Nacional de San Juan, se realizaron prospecciones, relevamientos y excavaciones en la zona baja del valle de Iglesia, específicamente en ambas márgenes del Río Blanco, entre las localidades de Angualasto/Buena Esperanza y Cuesta del Viento/Colola.

La casi imposibilidad de cruzar el río Blanco hacia la margen izquierda (conocida como “La Otra Banda”) en forma que supusiera más que una visita, estuvo proporcionada por la misma construcción del dique Cuesta del Viento. En la temporada de julio de 1997 se pudo cruzar diariamente a través del paredón en construcción.

De esta manera se realizó una prospección general del área desde frente del Cerro Negro hasta las cercanías del murallón y se identificaron canales de riego e instalaciones ganaderas y de habitación de la época de desarrollo de los grupos conocidos arqueológicamente como “Angualasto” que corresponden al período agropecuario tardío preincaico del norte de San Juan (fechado entre los años 1200 y 1450 d.C.).

Se pensaba realizar trabajos más restringidos en algunos sectores en la siguiente temporada de tareas de campo (es decir en enero/febrero de 1998) pero, la inesperada crecida del caudal del río Blanco de ese verano hizo que el embalse del dique se llenase en tres meses tapando con agua todas estas instalaciones.

Desde 2011 la inusual y constante bajante de la cota del lago por la sequía que impera desde hace algunos años, pone periódicamente al descubierto restos de la ocupación Angualasto que, por el mismo oleaje, se encuentran erosionados, desacomodados y corridos de su lugar original.

Estos hechos, denunciados por Policía de San Juan o por Gendarmería Nacional ante las autoridades judiciales, siguieron el protocolo establecido por las reglamentaciones surgidas de las leyes de patrimonio nacional y provincial: se da aviso a la Dirección de Patrimonio dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan como autoridad de aplicación de dichas leyes y esta dependencia solicita la intervención del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) para su levantamiento, acondicionamiento, estudio y conservación.

El Instituto ha participado de estos rescates en junio de 2011, febrero de 2014, marzo y mayo de 2015. Para mayor información se pueden leer en esta misma página (solapa: Descargar Archivos) los trabajos de mi autoría: “Historia, ruinas y cóndores: resultados preliminares de la arqueología de Angualasto” y “Parafernalia para la consumición de psicoactivos hallada en tumbas prehispánicas de San Juan”.

Dos nuevos viajes de trabajo a alta cordillera

En esta estación estival realizamos dos viajes a la alta cordillera sanjuanina con distinto objetivo pero, como es usual, encuadrados en la verificación de la existencia y/o estado de sitios arqueológicos de altura.

En el mes de enero pudimos recorrer las nacientes del Valle del Cura, al sudoeste del Departamento Iglesia y entre 4.000 y 5.100 metros de altura. Lo inhóspito del lugar, que no favorece el asentamiento humano, agrega belleza al agreste paisaje.

A principios de marzo, a solicitud de la Secretaría de Cultura de la Provincia, acompañé al músico y productor Gustavo Santaolalla y su equipo a la Reserva de Biosfera y Parque Nacional San Guillermo, en el extremo noroeste de San Juan (Departamento Iglesia), donde realizaron filmaciones para un documental. Mi tarea era explicarles los asentamientos de época incaica en la región y mostrarles el tramo de camino que se conserva en el Llano de los Leones y que está incluido en la declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, conocido como “Qhapaq Ñan”/sistema vial andino.

La importante cantidad de instalaciones incaicas mayores (o “tambos”) y menores, junto con el tramo del camino, constituían un sistema ideado, y en plena construcción, para el control de las vicuñas y el aprovechamiento de su lana, ya que San Guillermo es el hábitat más austral de este tipo de camélido.

Aunque en ambos viajes pudimos apreciar la gran sequía que sufre desde hace unos años toda el área central andina de Chile y Argentina, el ver la cantidad y mansedumbre de guanacos en Valle del Cura y de vicuñas en San Guillermo resultó altamente gratificante.

Un aniversario personal y la concepción de la arqueología

Se cumplen 40 años de mi llegada y radicación en la provincia de San Juan para trabajar junto al Prof. Mariano Gambier en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo que ahora lleva su nombre y que está bajo mi responsabilidad desde 2002.

En esas cuatro décadas, acompañando a Gambier en sus trabajos arqueológicos o realizando los propios, fui conformando una idea de la arqueología que pude sintéticamente expresar en una conferencia pronunciada hace doce años y que he ratificado hasta ahora. Las ideas esenciales son las expresadas a continuación:

“Quiero que partamos del hecho de que la arqueología no es un sacerdocio. La arqueología es un trabajo para el cual los arqueólogos nos hemos formado y que sabemos realizar. A los efectos de su continuo control nos sometemos a evaluación permanente con nuestros pares a través de publicaciones científicas y presentaciones en congresos.

“Con algunas sutiles, y otras no tan sutiles, diferencias según la línea teórico-metodológica en la que nos encuadramos los arqueólogos, la arqueología es un trabajo de investigación y persigue el conocimiento y reconstrucción de una parte del pasado que puede denominarse arqueológico, indígena, prehistórico o prehispánico casi indistintamente.

“Como toda tarea de investigación, la arqueología trabaja sobre la base de un profundo compromiso ético por la seriedad de sus procedimientos y conclusiones y destina el tiempo que sea necesario para obtener los datos y comprobar los mismos a fin de emitir juicios con suficiente veracidad. A veces este tiempo se alarga porque no siempre la comprobación de los datos está al alcance de la mano y, salvo algunos pocos requeridos por la impaciencia y la inexperiencia propia de la juventud que tienen apetencias de rápida fama y dinero, los arqueólogos somos conscientes de esa necesaria lentitud.

“Pero las largas horas rutinarias bajo el sol implacable o frente al viento frío cuando se realiza el trabajo de campo, o de encierro en laboratorios y oficinas cuando se acondicionan, clasifican y analizan las evidencias obtenidas, suelen ser compensadas por la alegría del hallazgo, no tanto de una pieza musegráfica, sino de algún dato faltante que se estaba buscando y que confirma algunas presunciones u organiza todo un contexto.

“No es arqueólogo quien hace una excursión campestre en busca de algún petroglifo para adornar su jardín, o desentierra, más o menos cuidadosamente, algunos huesos que sobresalen de una barranca, y mucho menos lo es quien se apropia de alguna vasija para conservarla en una estantería junto a la chimenea. Tampoco lo es quien desde un escritorio reúne acríticamente datos publicados en trabajos o informes arqueológicos aislados para hacer resúmenes o reinterpretaciones carentes de fundamentación y prueba, que por lo general, y lamentablemente, son utilizadas en notas periodísticas o en escuetas referencias de manuales escolares que desinforman y crean falsos conceptos en la comunidad.

“Los arqueólogos no somos románticos personajes de novela ni atléticos aventureros de película, y, sobre todo, tampoco somos coleccionistas. Los arqueólogos tenemos intereses; pero éstos no son “ocultos e inconfesables” como se ha escrito en algún lugar, sino que se condicen con la justa pretensión de seriedad científica y de conservación del objeto de estudio que justifica nuestras observaciones, documenta nuestros juicios y testimonia a la comunidad los modos de vida de los hombres y mujeres que nos precedieron en este territorio; es decir, lo que llamamos “patrimonio arqueológico”.

“Los arqueólogos sí somos: incrédulos, desconfiados, taxativos e intransigentes.

“Pero esas características son las mismas que posee cualquier investigador científico. Sin incredulidad no puede iniciarse la indagación de un problema; sin desconfianza no se buscan las comprobaciones que, repetidas y combinadas, permitirán emitir algunas conclusiones taxativas; sin intransigencia se perderían irremediablemente los testimonios y evidencias que sostienen y justifican nuestro trabajo”

Dos nuevas publicaciones

En los últimos meses de 2014 se publicaron dos trabajos de mi autoría.

El primero, denominado “Rescate de sitios arqueológicos en la construcción de una presa hidroeléctrica (Zonda, San Juan): antecedentes y nuevos trabajos”, fue publicado en el libro “Estudios integrados de paisajes latinoamericanos. Arqueología, historia y patrimonio” que corresponde a las Actas del VIII Coloquio Binacional Argentino-peruano, presentado en Buenos Aires en ocasión de la realización de un nuevo coloquio (ver noticia del mes de noviembre de 2014).

En el artículo se detallan las tareas de relevamiento y excavación arqueológica realizadas en julio de 2013 en el sitio “Las Higueritas”, sobre la margen derecha del río San Juan, y la documentación de un gran petroglifo en las cercanías del anterior. Con posteriodad a la exposición de este trabajo se concretó el salvataje de la roca que contiene el importante y antiguo petroglifo en una tarea conjunta entre la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia de San Juan y el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) con el apoyo de la constructora del Dique Punta Negra (UTE Techint-Panedile).

El petroglifo se recubrió con una capa protectora (ver noticia del mes de mayo de 2014) y posteriormente se destapó la gran roca con maquinaria apropiada y trabajo manual; esta tarea permitió a la vez recuperar otras imágenes que estaban cubiertas. Luego se extrajo sin dañarse. De no haberse realizado esta acción, dicha roca habría quedado bajo el terraplén del nuevo camino que correrá junto a la orilla sur del embalse. Desde entonces permanece resguardado a la espera de su reubicación definitiva de acuerdo con la decisión que tome la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan (como autoridad de aplicación de las leyes que protegen el patrimonio arqueológico provincial).

El segundo artículo fue publicado en la Revista TEFROS (v. 12, N°2, a. 2014) bajo el título “Proceso fundacional de las ciudades de Cuyo en el siglo XVI: Mendoza, San Juan de la Frontera y San Luis (Argentina)”. En él se presenta en primer término una síntesis interpretativa del proceso fundacional de ciudades hispano-americanas en el siglo XVI y, a continuación, sobre la base de lo descripto en forma general, se detalla y expresa una concepción personal de este mismo proceso en la particular situación de la región de Cuyo (dependiente en ese momento de la Capitanía General de Chile).

Su origen fue una conferencia pronunciada en la Escuela Académico Profesional de Historia de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Trujillo, Perú (ver noticia del mes de febrero de 2014) y fue elegido, junto con otros trabajos de distinguidos especialistas de la etnohistoria, para integrar este número de homenaje a la Dra. Martha Bechis en reconocimiento a la gran obra que realizara. Está disponible en: http://www.hum.unrc.edu.ar/ojs/index.php/tefros/article/view/288/269

Se realizó en San Juan el “Curso de conservación de construcciones arqueológicas en tierra”

Fue organizado por el “Programa Nacional Qhapaq Ñan/sistema vial andino” a través del coordinador de conservación, Arq. Mario Lazarovich, y la Dirección de Patrimonio Cultural dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan. Tuvo como objetivo capacitar a profesionales de distintas disciplinas provenientes de las siete provincias que entran en este programa (Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza) para la nueva etapa de conservación y manejo de los sitios que entraron en la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad.
El disertante fue el prestigioso conservador Dr. Ricardo Morales G., de Trujillo (Perú) quien ha dirigido y dirige las importantes tareas de conservación de, entre otros monumentos arqueológicos, las Huacas de Moche.

El acto de inauguración, con la presencia de autoridades provinciales y del programa nacional, se realizó en la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la UNSJ, así como la conferencia inaugural del Dr. Morales sobre el tema: “Gestión y conservación del patrimonio arqueológico en tierra: Huaca de la Luna, valle de Moche (Trujillo, Perú)“; el desarrollo de los temas teóricos tuvo lugar en la Biblioteca del Museo Provincial de Bellas Artes “Franklin Rawson”.

Al Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” le cupo la responsabilidad de presentar, tanto en una disertación como en una visita guiada al Museo, el yacimiento arqueológico de Angualasto (Dpto. Iglesia) y los estudios que hemos realizado sobre él durante 35 años y que han puesto a luz 1.400 años de historia agropecuaria prehispánica de San Juan. También realizamos la presentación in situ de sus ruinas que fueron sobre las que se aplicaron las prácticas del curso. Este sitio fue elegido porque representa un caso excepcional dentro del desarrollo de la historia prehispánica de Los Andes Meridionales.