Pintura rupestre de Los Morrillos de Ansilta como logo del “Festival de cine documental y artes audiovisuales”

Entre los días 28 y 31 de julio próximo se realizará en la ciudad de San Juan la primera edición del Festival de cine documental y artes audiovisuales auspiciado por el Gobierno de la Provincia. Como logo identificador de dicho evento se seleccionó una de las pinturas rupestres del yacimiento arqueológico de Los Morrillos de Ansilta del departamento Calingasta.

La imagen fue descubierta y estudiada por el Prof. Mariano Gambier como parte de los trabajos de investigación arqueológica que realizó en el lugar entre 1969 y 1977. En su libro “La cultura de Ansilta” ubicó cultural y cronológicamente a esta manifestación de arte rupestre como perteneciente a los grupos de primeros agricultores que habitaron la región entre los años 3.000 a 2.000 antes del presente.

A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

 En pocos meses más se cumplirán cuarenta años de la excavación arqueológica de la llamada “Gruta de El Chacaycito” (Departamento Calingasta, San Juan) realizada por el Prof. Mariano Gambier.

Durante febrero de 1975, Gambier, con un pequeño grupo de ayudantes entre los que me contaba, accedió por segunda vez y a lomo de mula, al río Colorado para realizar nuevos trabajos arqueológicos en esa zona. En 1973 ya había excavado la Gruta de La Pintada y parte del Alero de Los Corredores; en 1981 completó la tareas con la segunda parte de la excavación del Alero y la excavación de la Gruta de Los Corredores.

El río Colorado nace en la vertiente oriental del Macizo de La Ramada, en la alta cordillera del Departamento Calingasta de la Provincia de San Juan. En este macizo se encuentra el Cerro Mercedario, con 6.770 m sobre nivel del mar. El río Colorado corre con dirección aproximadamente oeste-este por 35 km desde una altura de 3.785 m hasta su desembocadura en la margen derecha del río Blanco (afluente a su vez del río de Los Patos) a 1.963 m de altura sobre el nivel del mar.

Este río, de caudal torrencial, constituye uno de los caminos más directos hacia el Cerro Mercedario; por su estrecho cajón, extremadamente árido, corren fuertes vientos descendentes a partir del mediodía y hasta que cae la noche. Por esta causa, los únicos refugios para la vida humana del pasado fueron las grutas y aleros que se encuentran en sus márgenes.
A poco más de la mitad de su recorrido, el río Colorado recibe, por su margen izquierda, las aguas del arroyo El Chacaycito. Este nombre corresponde a la presencia en el lugar de dos pequeños ejemplares relictuales de chacay (Chacaya trinervis o, actualmente, Discaria trinervis), que es un árbol común en la Patagonia andina donde forma galerías a lo largo de ríos y arroyos.
En el lugar se encuentra una vega de aproximadamente 3,5 hectáreas; junto a ella, y en unos afloramientos de rocas conglomeradas de la margen izquierda del río, se abre una gruta de forma oval y de aproximadamente 9 x 6,50 m.
La excavación de la misma, que demandó un mes completo de trabajo, se realizó a través de tres cuadrículas que permitieron recuperar elementos e información arqueológica de tres etapas sucesivas de ocupación prehispánica del lugar. La más antigua correspondía a lo que Gambier denominó cazadores-recolectores de la “cultura de Los Morrillos” con un fechado de radiocarbono que señaló una antigüedad de 4260 +/- 130 años (es decir aproximadamente del año 2310 antes de Cristo).La segunda pertenecía a los primeros agricultores y criadores de llamas de la región que también Gambier definió y denominó “cultura de Ansilta“, cuyo fechado de radiocarbono dio una antigüedad de 1260 +/- 170 años (es decir aproximadamente del año 690 después de Cristo).
La parte superior de la gruta conservaba unos pocos elementos prehispánicos más modernos que los anteriores.
Sobre la margen derecha del río y frente a la desembocadura del arroyo El Chacaycito, se halló un predio limpio y despedrado con restos de material arqueológico correspondiente a la segunda etapa de ocupación, que muy probablemente fuera el campo de cultivo del grupo que habitó esa gruta.
Las conclusiones de éste y otros trabajos en la zona, fueron publicadas por Gambier en los libros correspondientes a cada una de las dos etapas más antiguas: La cultura de Ansilta (1977) y La cultura de Los Morrillos (1985). Los restos materiales y la información consecuente se conservan y exhiben en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (FFHA UNSJ).

Visita de periodistas italianos

En el pasado mes de octubre recibimos la visita de los periodistas italianos Massimo Frera y Veronica Del Punta. Ellos pertenecen al proyecto de divulgación periodística sobre la arqueología de montaña Ande 2011.

Este proyecto tiene como objetivo relatar cuáles son las dificultades de la investigación arqueológica y antropológica en ambientes de altura recogiendo las voces de los protagonistas y las experiencias y anécdotas en algunos de los más importantes centros de investigación arqueológica de los Andes Meridionales y Centrales.

Con ellos compartimos varios días en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) y salidas a campo para visitar los principales yacimientos arqueológicos de San Juan, como Punta del Barro de Angualasto y Los Morrillos de Ansilta.

El viaje de Massimo y Veronica puede seguirse en:

www.arkeomount.com

Nueva visita al yacimiento arqueológico de Los Morrillos

Como cierre del curso de extensión dictado en la localidad de Barreal, el sábado 13 de noviembre se realizó una visita al importante yacimiento arqueológico de Los Morrillos, al pie de la Cordillera de Ansilta en el Departamento de Calingasta (San Juan).

Participaron de la misma directivos, docentes y alumnos de 6º año del Colegio “Jesús de la Buena Esperanza”, de esa localidad, personal de la Defensoría del Pueblo de San Juan y del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier”, con la guía personal de la Dra. Catalina Teresa Michieli.

45 aniversario de la creación del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier”

Con un acto realizado el lunes 26 de abril en la sede de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes UNSJ, se conmemoró el 45º aniversario de la creación del Museo Arqueológico, núcleo original del actual Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier”.

Durante el mismo se contó con la asistencia de autoridades universitarias, de gobierno y de Gendarmería Nacional, directores de institutos de investigación y departamentos de docencia, todo el personal que se desempeña en el Instituto y amigos de la casa.

El acto incluyó el descubrimiento de una placa conmemorativa.

Discurso pronunciado en ocasión de celebrarse el 45º aniversario de la creación del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ)

Deseo, en primer lugar, agradecer a las autoridades de esta casa por compartir el sentimiento de íntimo júbilo de todo el personal que se desempeña en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” y permitir que esta fecha no pasara inadvertida, sobre todo teniendo en cuenta la circunstancia crítica y terriblemente dramática por la que pasa la Universidad Nacional de San Juan como institución y la sociedad sanjuanina en general.

Al pensar en el sentido de esta celebración se me hacían patentes dos palabras recurrentes: crisis e institución. Ninguna de ellas es ajena a toda reflexión o estudio sobre humanidades, cualquiera sea el punto de vista en que se ponga la atención. Todos quienes nos hemos formado y trabajamos con el hombre, su historia y sus producidos sabemos que la vida consiste en una sucesión de situaciones de crisis y que, sin crisis, no hubiesen quedado testimonios documentales y materiales del paso del hombre por la vida.

Las crisis nos agudizan los sentidos, nos obligan a pensar soluciones nuevas y nos impulsan a ejecutar las obras, a crear y mantener las instituciones.

Como muchas veces escuché decir al Prof. Mariano Gambier, las instituciones no existen por sí mismas. Son pensadas, creadas y sustentadas por personas. Sin las personas que las sostienen, las instituciones desaparecen. Las instituciones son las personas. La existencia del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” como institución, está íntimamente ligada con el pensamiento y acción de quien lleva su nombre.

El núcleo original fue el Museo Arqueológico de la ex Universidad Provincial “Domingo Faustino Sarmiento”, creado el 25 de abril de 1965 como complemento de la recientemente abierta carrera de Antropología.

Gambier no fue su creador efectivo ni su primer director, pero desde su lugar como funcionario de dicha Universidad favoreció esta creación, influyó para que se nombrara director a un colega y amigo desde sus tiempos de estudiantes, el Prof. Pablo Sacchero, y participó activamente en las primeras campañas arqueológicas que se organizaron desde ese Museo.

Superada la situación crítica que significa todo inicio de una nueva institución, y una vez que se dieron los primeros pasos en su afianzamiento, sobrevino otra crisis, esta vez política: el golpe de estado de 1966.

El cambio de autoridades de la universidad provincial dejó al Prof. Gambier con tiempo libre, y el cierre de la carrera de Antropología, al Museo Arqueológico sin vínculo con un área docente y de investigación específica. Gambier se acercó más al Museo, desde él trabajó voluntariamente en investigación y, a principios de 1969, consiguió realizar, inicialmente junto con el Prof. Sacchero, el gran descubrimiento de Los Morrillos de Ansilta.

Este trabajo y los conocimientos sobre los más antiguos pobladores de San Juan que se derivaron de él, llevaron inmediatamente al Prof. Gambier a la dirección del Museo Arqueológico que se transformó (como Centro de Investigaciones Arqueológicas y Museo), en una institución dedicada exclusivamente a la investigación y a la difusión de los resultados de la misma.

Sorteando crisis diversas (políticas, económicas, institucionales), el centro continuó sin pausa los planes de investigación trazados por Gambier, quien por otra parte actuaba en forma decidida en las tramitaciones para la creación de la Universidad Nacional San Juan, concretada en 1973.

Con esta nueva realidad, ya como Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo, en un local más grande y apropiado (aunque nunca propio), Gambier consiguió incorporar cierto número de cargos que formaron la planta básica del Instituto. Con ellos accedimos la mayoría de quienes aún trabajamos en él. Como resultado inmediato se acrecentaron las actividades de investigación y de difusión, incluyendo la edición de publicaciones propias con las que se inició un importante canje con instituciones hermanas que forman nuestra biblioteca especializada.

En esta situación nos encontró una nueva y grave crisis, el golpe de estado de 1976 y sus consecuencias.

A pesar de sortear malos momentos y de integrar algunas listas negras que circularon, el Prof. Gambier se concentró, y nos hizo concentrar, nuevamente en la investigación. Este obligado recogimiento dio por resultado un gran crecimiento en la investigación y la difusión y, cinco años más tarde, otro cambio de domicilio.

Durante más de 22 años el Instituto, con su museo, se instaló en un antiguo y retirado hotel de termas, que tuvo que ser acondicionado y mantenido en pie día a día con el esfuerzo propio. Las etapas finales de ese período coincidieron con la dolorosa transición del cambio en la dirección, el traslado a un nuevo local provisorio, el decaimiento físico e intelectual del Prof. Gambier y su posterior fallecimiento el 4 de setiembre de 2006.

En los últimos tiempos, nuevas circunstancias y realidades han sumado responsabilidades a nuestras actividades básicas. La creciente conciencia social e institucional sobre la necesidad de la conservación y defensa del patrimonio arqueológico, ha llevado a que debamos participar en trabajos de rescate de bienes arqueológicos, de verificación del estado de los yacimientos y de procedimientos judiciales.

Por otra parte, el trabajar con la arqueología y la historia de la población indígena de San Juan durante cuarenta y cinco años, ha representado también una dedicación al rescate de la identidad de todos esos pueblos olvidados, si bien algunos sectores sociales todavía no lo entienden así y generan permanentes controversias e intentan confrontaciones polémicas.

En ese sentido, en nuestra institución seguimos sosteniendo que ninguna identidad puede ser convenientemente defendida si no es sobre la verdad. No se puede rescatar identidades con nombres falsos o yuxtaponiendo y mezclando aspectos culturales diferentes.

De esta manera continuamos sorteando crisis: internas y externas…; sencillas o graves…; económicas, políticas, sociales, institucionales, y hasta edilicias…, pero, al fin de cuentas, eso también significa que seguimos viviendo, como hace 45 años.

Muchas gracias a todos por acompañarnos.

San Juan, 25 de abril de 2010.

Dra. Catalina Teresa Michieli
Directora

Verificamos el estado de los yacimientos en Los Morrillos

Entre el 22 y 24 de julio se realizó una verificación de estado de los importantes yacimientos arqueológicos de Los Morrillos y Río Fiero en la Cordillera de Ansilta.

La comisión estuvo integrada por autoridades y personal de la Dirección de Patrimonio Cultural, de la Dirección de Áreas Protegidas y de la Defensoría del Pueblo de la provincia de San Juan junto con el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ).

Estos sitios arqueológicos fueron estudiados y dados a conocer por Mariano Gambier entre los años 1969 y 1977.