Nuevo relevamiento e inventario de los petroglifos de “La Junta” (Colangüil, San Juan)

De acuerdo con lo solicitado por la Dirección de Patrimonio Cultural dependiente de la Secretaría de Cultura de la Provincia de San Juan, y con su asistencia logística, en mayo de 2015 realizamos un inventario de los petroglifos que se encuentran en el sitio “La Junta” (localidad de Colangüil, Departamento Iglesia, San Juan) a 2.600 m de altura.

En el trabajo me acompañó el equipo de investigación del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ) integrado en esta ocasión por la Mag. Prof. María Gabriela Riveros, la Prof. Lorena María V. Ré y el pasante Carlos E. Gómez Osorio. Sirvieron de base de comparación tanto el trabajo de la Mag. Riveros denominado “Petroglifos de Colangüil (San Juan, Argentina)” -publicado en San Juan en 2010 y que reseña el relevamiento realizado en el año 1998- como la documentación fotográfica de las diversas visitas al sitio que archiva este Instituto.

A fin de realizar un inventario lo más exhaustivo posible, se revisaron ordenadamente las márgenes de los arroyos que constituyen el sitio, señalando en forma visible y no permanente cada roca con grabados (cualquiera fuera su tamaño). Una vez completada la revisión de cada una de las márgenes, se enumeraron correlativamente y documentaron fotográficamente los petroglifos y se ubicaron en coordenadas geográficas. Al mismo tiempo se comparaba con el registro existente en la obra de la Mag. Riveros y al final se hacía un nuevo recorrido de cada zona para comprobar si se apreciaban otros petroglifos que no se hubieran visto según la posición del sol y/o la luz existente en cada hora del día.

También se tuvo en cuenta la documentación de los lugares vacíos de donde pudieran haberse extraído piedras con petroglifos, se registraron los cambios de lugar de las piezas preparadas para ser sustraídas por terceros y las vandalizaciones realizadas con grabados y rayones de época actual sobre piedras con o sin petroglifos.

Por último los petroglifos relevados fueron ubicados sobre imágenes satelitales con el fin de poder elaborar una planimetría.

La belleza del lugar y la magnificencia de los petroglifos, así como el compartir unos mates calientes, amortiguaron el frío, el viento y la lluvia de ese mayo inestable.