A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

A cuarenta años de la excavación de la Gruta de El Chacaycito

 En pocos meses más se cumplirán cuarenta años de la excavación arqueológica de la llamada “Gruta de El Chacaycito” (Departamento Calingasta, San Juan) realizada por el Prof. Mariano Gambier.

Durante febrero de 1975, Gambier, con un pequeño grupo de ayudantes entre los que me contaba, accedió por segunda vez y a lomo de mula, al río Colorado para realizar nuevos trabajos arqueológicos en esa zona. En 1973 ya había excavado la Gruta de La Pintada y parte del Alero de Los Corredores; en 1981 completó la tareas con la segunda parte de la excavación del Alero y la excavación de la Gruta de Los Corredores.

El río Colorado nace en la vertiente oriental del Macizo de La Ramada, en la alta cordillera del Departamento Calingasta de la Provincia de San Juan. En este macizo se encuentra el Cerro Mercedario, con 6.770 m sobre nivel del mar. El río Colorado corre con dirección aproximadamente oeste-este por 35 km desde una altura de 3.785 m hasta su desembocadura en la margen derecha del río Blanco (afluente a su vez del río de Los Patos) a 1.963 m de altura sobre el nivel del mar.

Este río, de caudal torrencial, constituye uno de los caminos más directos hacia el Cerro Mercedario; por su estrecho cajón, extremadamente árido, corren fuertes vientos descendentes a partir del mediodía y hasta que cae la noche. Por esta causa, los únicos refugios para la vida humana del pasado fueron las grutas y aleros que se encuentran en sus márgenes.
A poco más de la mitad de su recorrido, el río Colorado recibe, por su margen izquierda, las aguas del arroyo El Chacaycito. Este nombre corresponde a la presencia en el lugar de dos pequeños ejemplares relictuales de chacay (Chacaya trinervis o, actualmente, Discaria trinervis), que es un árbol común en la Patagonia andina donde forma galerías a lo largo de ríos y arroyos.
En el lugar se encuentra una vega de aproximadamente 3,5 hectáreas; junto a ella, y en unos afloramientos de rocas conglomeradas de la margen izquierda del río, se abre una gruta de forma oval y de aproximadamente 9 x 6,50 m.
La excavación de la misma, que demandó un mes completo de trabajo, se realizó a través de tres cuadrículas que permitieron recuperar elementos e información arqueológica de tres etapas sucesivas de ocupación prehispánica del lugar. La más antigua correspondía a lo que Gambier denominó cazadores-recolectores de la “cultura de Los Morrillos” con un fechado de radiocarbono que señaló una antigüedad de 4260 +/- 130 años (es decir aproximadamente del año 2310 antes de Cristo).La segunda pertenecía a los primeros agricultores y criadores de llamas de la región que también Gambier definió y denominó “cultura de Ansilta“, cuyo fechado de radiocarbono dio una antigüedad de 1260 +/- 170 años (es decir aproximadamente del año 690 después de Cristo).
La parte superior de la gruta conservaba unos pocos elementos prehispánicos más modernos que los anteriores.
Sobre la margen derecha del río y frente a la desembocadura del arroyo El Chacaycito, se halló un predio limpio y despedrado con restos de material arqueológico correspondiente a la segunda etapa de ocupación, que muy probablemente fuera el campo de cultivo del grupo que habitó esa gruta.
Las conclusiones de éste y otros trabajos en la zona, fueron publicadas por Gambier en los libros correspondientes a cada una de las dos etapas más antiguas: La cultura de Ansilta (1977) y La cultura de Los Morrillos (1985). Los restos materiales y la información consecuente se conservan y exhiben en el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo (FFHA UNSJ).
Be Sociable, Share!

No hay comentarios todavía

Deje una Respuesta





XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>