Nuevo rescate del patrimonio arqueológico

En el mes de enero pasado, una comisión montada de Gendarmería Nacional perteneciente a la Patrulla Fija “Cabo Marcelo Godoy” (de la Sección “Las Flores”), advirtió un cráneo humano que había descubierto una avenida de agua producida por las torrenciales lluvias que ocurrieron ese mes en la provincia de San Juan.

El sitio, ubicado en una quebrada de las estribaciones de la Cordillera Frontal, fue denunciado inmediatamente ante la Dirección de Patrimonio Cultural dependiente de la Secretaría de Cultura de la provincia de San Juan, siguiendo el protocolo establecido por la reglamentación y las recomendaciones aprendidas en los cursos de capacitación que les brinda el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo “Prof. Mariano Gambier” (FFHA UNSJ).

Hasta que pudimos realizar el viaje para su correcta extracción, el hallazgo fue resguardado y protegido por personal de dicha fuerza. La comisión de rescate estuvo integrada por personal de la Dirección de Patrimonio Cultural, del Instituto citado y de Gendarmería Nacional.

La excavación realizada en los últimos días de abril permitió descubrir, en forma controlada, el esqueleto humano de una persona adulta enterrado en una posición inusual para lo conocido en la arqueología de San Juan.

La falta de contexto cultural abre nuevos interrogantes que se intentarán salvar con el estudio de los restos y su datación por medios radioquímicos.